diciembre 10, 2017 0 Comentarios

 
Ingredientes:
1 taza de quínoa amarilla
1 taza de callampas de pino ahumado
1 trozo de ajo (equivalente a un diente)
1 puñado de perejil
1 puñado de cilantro
Aceite de oliva
½ limón
Sal

 

Jugando con nuestros ingredientes, llegamos a esta rica preparación alta en proteínas y vitaminas!


En primer lugar, hidratar las callampas con agua caliente no más de cinco minutos.

Luego, traspasarlas a un recipiente y cubrirlas con aceite de oliva y un trozo de ajo chilote para marinanarlas.

Dejar reposar y mientras cocinar la quínoa tal cual como se cocina el arroz (por una taza de quínoa, una y media de agua o idealmente caldo de verduras. Importante recordar lavar la quínoa antes de cocinarla para quitarle el sabor amargo).

Mientras se cocina la quínoa y se maceran las callampas, en un recipiente mezclar un puñado de perejil, otro de cilantro, entre tres y cinco cucharadas de aceite de oliva (ir viendo la consistencia que va tomando la salsa, la idea es mezclarla con la quínoa), una pisca de sal y las gotitas de medio.

Hacer una pasta con la mini primer o licuadora y, una vez que estñe lista la quínoa, mezclar.

Finalmente, servir la quínoa en el plato, sacar las callampas, ponerlas encima y decorar con hojitas de cilantro y perejil picadas.


Suscríbete