noviembre 30, 2017 0 Comentarios

Soy el mayor de cuatrillizos. Tener cuatrillizos nunca ha sido algo normal que digamos, pero en los 90 tener cuatrillizos era una locura, no solo por el milagro de que todos hayan nacido sanos, sino por que era imposible una billetera que aguantara tanto gasto. Tuvimos suerte, mi papa un Constructor de la Universidad Católica de Chile, logro crear una empresa que lo pusiera en el standard que ha muchos les gustaría alcanzar.

A los pocos años de edad, mi familia recibe la noticia que la empresa quebró y empezaron los embargamientos y locuras tanto familiares, sociales y económicas. (Todo debido ha un mercado, que fluctúa de una forma, que nadie entiende como). Debido a que fueron épocas difíciles, fue gracias a eso, que migramos a Nueva Zelanda el año 2000. 

Pasamos de vivir en el barrio alto de Santiago a los barrios marginales de Porirua, Titahi Bay donde mi papa nos sostenía de carpintero y mi Mama de dueña de casa de 7-9am y de 6-10pm y de 9 a 5.30pm trabajadora en el mall. Pasamos de ir al colegio con uniforme y corbata, con tareas todos los días a ir a la escuela publica con ropa de calle, mixto, ateo y con una hojita de tarea a la semana. Cambiamos el futbol por el surf, skate y los paseos maldadosos por el barrio. 

1 años antes de terminar el colegio, 7 años después, mi familia decide que es hora de migrar de vuelta a Santiago, Chile. Con 17 años de edad, volvimos a la misma vida anterior, un colegio de los más conservadores de Chile, sin mar, sin tiempo para el skate y sin espacio para escaparse. Supuestamente la educación en Chile es mala, y ahi estábamos sin entender NADA. Pasamos de un sistema educacional donde piensas, desarrollas y defiendes tus investigaciones con tus compañeros ha un sistema donde solo te meten información y no generan el espacio para que el alumno realmente puede entenderlo, cuestionarlo. 

Duramos un año, dimos la PSU sin interés de conocer el resultado, por que nos fuimos a NZ a estudiar! Sin realmente saber lo que queria ser, me fui por lo que mas me llamaba la atención, Earth Science en la Universidad de Waikato a kms de Raglan, el pueblito surfero mas conocido de NZ. Llegue a esta carrera por que conocí unos surfistas que desarrollaban reefs artificiales para detener la erosion, crear vida submarina para la pesca y generar turismo surfer. Fue el primer acercamiento a lo que llamo innovación sustentable, utilizando herramientas naturales para solucionar problemas socio ambientales.

En el primer Año de estudio me leo un libro llamado PLAN B de Lester Brown, descubro la conexión que tiene el alimento, con nosotros, el alimento con nuestra sociedad, el alimento con nuestro bien estar, el alimento con nuestra cultura, el alimento con nuestra subsistencia y me doy cuenta que es la forma que se produce alimento y la forma que se comercializa éste la razón por la cual existe desigualdad, diferencias de clases, desequilibrio económico y tenemos un vacío por dentro como sociedad moderna que ya no nos sentimos parte de nuestra humanidad. 

Me gusto tanto este tema, que me fui por la rama de Manejo Sustentable de Suelos, empece con cursos de permacultura, bioconstrucción, me lei todos los libros de Geoff Lawton, Sepp Holzer, Toby Hemenway y me vi todos los videos de Ernst Gotsh, Darren Doherty, Eugenio Grass y Bill Mollison. Terminando mi carrera Universitaria lo único que me quedo claro, es que en 5 libros de Permacultura aprendi 10 veces mas que en la Universidad. 

No había nadie que me pudiera convencer que yo estaba en el camino equivocado, es por eso que apenas termine mi carrera me fui de cabeza a Curanipe, un hermoso lugar en el cual aun existe cultura campesina, aun la tierra esta en manos campesina y las olas ......................... Como joven motivado medio loco empece a tratar de crear lo que es hoy, El Re-Invento del Sistema Agricola. Para la evolución del nuevo campesino. El campesino del siglo XX. 

Te invito a seguirnos, subiremos historias, fotos, cuentos y experiencias para el desafío de mantener la cultura campesina viva y adaptada a la nueva era. 

 

 

 


Suscríbete